Implante de hueso dental

Inicio Implante de hueso dental

Si la estructura ósea del usuario no es suficiente para realizar algún tipo de intervención, entonces previamente habrá que hacer un injerto de hueso dental. Es una alternativa que se basa en el aumento de la base ósea que sirve como soporte para las diferentes piezas dentales.

¿Para qué sirve una intervención de cirugía de injerto de hueso dental?

El hueso que engloba la raíz del diente sirve como soporte del mismo, evitando que este se pueda llegar a caer por el tiempo, por un traumatismo o por causas variadas. Además, también es necesario un mínimo de hueso para determinadas intervenciones.

Un implante de hueso dental sirve para crear una base que se utilizará para añadir futuros implantes o alguna prótesis. Son unos tornillos de titanio que se clavan en el hueso, para que se produzca la osteointegración (es decir, la adaptación con el organismo evitando rechazos).

Podemos elegir un injerto de hueso dental en base al precio, material, o diferentes factores, clasificándose en estos 3 tipos:

  • Implante de hueso humano o de otras especies
  • Regeneración tisular: Intervención que se lleva a cabo cuando no se puede conseguir hueso natural; se utiliza material como titanio o colágeno para rellenar el hueco del injerto.

Injerto de hueso dental: postoperatorio

implante-hueso-dental

La intervención requiere de sedación consciente o de anestesia local (puede ser general dependiendo de cada paciente). Una vez que se haya terminado, el dentista recetará antibióticos o analgésicos con el objetivo de prevenir infecciones y/o calmar el dolor.

No se podrá colocar un implante dental o una prótesis hasta que haya pasado entre 6-12 meses desde la intervención anterior. Es decir, que la zona debe de estar recuperada por completo. Para saber si el momento ha llegado, el facultativo inspeccionará regularmente el lugar mediante rayos X.

Estas son las principales recomendaciones de la recuperación del injerto de hueso dental.

-Se deben de evitar consumir alimentos duros para que no se fuerce la zona en cuestión.

-Al mismo tiempo, también hay que evitar alimentos muy fríos o calientes.

-No se debe de hacer presión o movimiento de succión (escupir).

-Tampoco se debe de proceder con el cepillado con mucha fuerza.

Implante de hueso dental: riesgos y complicaciones

Aunque las posibilidades de éxito son elevadas, hay ciertos casos en los que se pueden complicar; por ejemplo, en el caso de que pacientes fumadores.

Si hay una lesión previa en el nervio, si las raíces de los dientes adyacentes están dañada, o si los músculos no están bien colocados, también puede haber problemas.

Puede darse el caso de que, si el hueso es demasiado fino, o si tiene alguna inclinación, se presenten algunas fisuras en el implante dental. Sin embargo, aunque estos casos son complicados, hay ciertas alternativas que se pueden contemplar.

En nuestra clínica lograremos que el paciente se sienta cómodo en cualquier momento. Te ofrecemos asesoramiento, información del precio del injerto del hueso dental en Bilbao y Donostia, procedimiento, riesgos, complicaciones, postoperatorio, y todo lo que desees saber.

En Orthofacial somos expertos en implantes de hueso dental en Bilbao y Donostia

También te pueden interesar las otras categorías